★ Palmeras de hojaldre (hecho en casa) ★

Cuando era pequeña, los domingos eran domingos de verdad. De los de antes. Vestido de los domingos, misa de doce, paga de 25 pesetas para comprarme tienda y media de chuches y dibujos animados después del Telediario. Tengo muy buenos recuerdos de esos años. Pero tanta eucaristía  me dejó dos traumas: soy capaz de recitarte la misa entera, de cabo a rabo, de carrerilla. Y no sólo los aleluyas y las réplicas de los fieles, que sería lo normal. No. También el discurso del cura. Entero. Y sengundo: cuando en 3° de B.U.P la profesora de filosofía me descubrió los presocráticos me volví atea.

Y así sigo. Atea perdida.

Desde que dí a luz la cosa ha cambiado. Ahora soy mamaísta. Y no una mamaísta cualquiera, no. Una mamísta convencida, hasta las trancas. Una fanática del  Mamaísmo.

Como buena religión-secta que se precie, el Mamaísmo tiene su Dios (tu hijo o hijos), sus iconos (todos los cachibaches, fotos y demás chismes que te recuerdan a tus churumbeles), sus pecadillos (¿preferir un billete sólo de ida a la Conchinchina a pasar la tarde en el arenero del parque te sirve como ejemplo?) y su credo.

El credo del Mamaísmo me chifla. Lo repito todas las mañanas (en voz alta y cantarina, como hacía con el Padre Nuestro Que Estas en los Cielos en las clases de Religión de Don Marcelino) y así me matraca bien las neuronas para que después, durante el día, no me vuelva oveja descarríada ni malamadre, que para el Mamáismo las dos cosas vienen a ser lo mismo.

El Mamaísmo se basa, pues, en 10 mamandamientos. A respetar, venerar e idolatrar en cualquier, repito, cualquier circunstancia:

  1. Amarás a tu niño sobre todas las cosas.
  2. No tomarás el nombre de tu hijo en vano.
  3. Santificarás las siestas.
  4. Honrarás a Pampers y a Jané.
  5. No pegarás.
  6. No cometerás compras impulsivas de juguetes.
  7. No olvidarás tu parto.
  8. No dirás tacos ni mentiras.
  9. No consentirás pensamientos ni sentimientos de culpa.
  10. No codiciarás los petisuis ajenos.

Y ahora, hermanas, mamaístas todas, podeis cocinar en paz.

Palmeras hojaldre collage 3

★ LA RECETA ★

250 gr de harina

5 gr de sal

125-140 ml de agua

185 gr de mantequilla

Azúcar

Para la masa de hojaldre, amasamos la harina, la sal y el agua (siempre fría) hasta obtener una masa suave y fina pero no demasiado extensible.

Cuando tengamos la masa lista, la estiramos sobre una bandeja un poco enharinada que que no se pegue, extendiéndola y aplanándola con el rodillo. La dejamos reposar en la nevera durante 1 hora tapada con film transparente o con un paño para que no forme corteza.

Sacamos la mantequilla de la nevera, la ponemos entre dos trozos de papel de horno y la aplanamos con el rodillo hasta formar una lámina. La ponemos así en la nevera. El tamaño de la placa de mantequilla debe ser la mitad del de la masa.

Espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y ponemo la masa encima. Colocamos la lámina de mantequilla sobre la masa, intentando que quede lo más centrada posible. Doblamos la masa sobre la mantequilla hasta que ésta quede totalmente cubierta.

Empezamos a hacer los pliegues.  Para ello, estiramos (con la mantequilla ya incorporada) horizontalmente hasta obtener un pastón de 40 centímetros de largo por 20 centímetros de ancho aproximadamente.

Dividimos mentalmente la masa en tres partes. Doblamos la parte de la izquierda sobre la parte del medio y luego doblamos la parte de la derecha también sobre la parte del medio. Después de esta operación, tapamos la masa con film transparente y la dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos. 

Damos media vuelta al trozo de masa y estiramos con el rodillo para obtener nuevamente un pastón de 40×20 centímetros.  Repetimos el plegado de la masa y volvemos a dejarla tapada con film transparente en la nevera otros 30 minutos. Repetimos la operación hasta los cinco pliegues. 

Tras el último plegado, el tiempo de reposo en la nevera debe ser de 1 hora como mínino (también puedes dejarla en la nevera hasta el día siguiente pero muy bien tapada para que no le salga corteza).

Ahora que ya tenemos la masa hojaldrada damos forma a las palmeras. Espolvoreamos con abundante azucar la superficie de trabajo y la masa. Con un rodillo, estiramos la masa de hojaldre hasta obtener una lámina fina.

Plegamos como en la foto.

palmeras Collage

Calentamos el horno a 180° y horneamos durante 19 minutos. Damos la vuelta con cuidado para no quemarnos y horneamos otros 5 o 6 minutos.

Palmeras hojaldre

palmeras de hojaldre

★ NOTA★ La receta la he sacado del libro Bollería hecha en casa y con el sabor de siempre, de Xavier Barriga, un libro que recomiendo porque muestra de forma clara, con consejos y fotos, un montón de recetas de masas. Y lo recomiendo sobre todo porque después de haber intentado tropecientas veces hacer la masa de hojaldre siguiendo mil y una recetas de internet, es con estas palmeras como he conseguido que me salga, por fin, bien.

Anuncios

Un comentario en “★ Palmeras de hojaldre (hecho en casa) ★

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s