★ Pastel milliardaire ★

Cuando yo era pequeña los bazares de los chinos no nos habían invadido todavía, así que los carnavales de mi infancia tienen recuerdos de los de antes: de princesas, de tules rosas y cancanes cosidos por la aguja y las manos certeras de mi madre.

El otro día, cuando el colegio del Mayor anunciaba carnavales para el viernes, se me apretaron todos los nervios aquí en la cinturilla del chándal, porque a este lado de los pirineos, amigas, no hay ni bazar chino ni madre que pueda coserme un miserable dobladillo.

Por fortuna, mis nuevas amigas del corrillo del patio del colegio me contaron después que lo único que teníamos que prever era vestirles de negro. Qué majas estas profes modernas, pensé, con todas mis santas carnes relajadas, la verdad.

De luto y con las capas al viento salieron las fieras al patio del colegio. ¿Pero de qué van? pregunté en voz alta, incapaz de reconocer a través de la mirilla de la reflex a los más orgullosos de los superhéroes del mundo mundial. Super héroes de capa, luto y antifaz. Super héroes y valientes todos. Todos, menos uno. El mío. Que llevaba la capa torcida, como la soga que aprieta el cuello del reo, llorando a moco tendido y gritando mientras salía de toriles: “mamááááá, yo quiero dormir la siestaaaaaaaaa”.

Y ahora, la receta.

pastel de chocolate milliardaire

★ LA RECETA ★

Para la galleta:
110 gr de mantequilla
115 gr de harina
25 gr de azúcar glas

Para el caramelo
50 gr de mantequilla
100 gr de azúcar
1 bote pequeño de leche condensada

Para la cobertura de chocolate
1 tableta de chocolate
50 gr de mantequilla

Empezamos preparando la base de galleta. Mezclamos todos los ingredientes en el robot y terminamos amasando a mano para poder hacer una bola. La extendemos sobre nuestro molde, cubierto con papel vegetal y horneamos a 160° durante 20 minutos o hasta que empiece a estar dorada por los bordes.

La dejamos enfriar y preparamos el caramelo. En un cazo, ponemos la mantequilla y el azúcar. A fuego medio, removemos hasta que estén caramelizados, echamos la leche condensada y seguimos removiendo durante unos minutos más. Extendemos sobre la galleta y reservamos en la nevera o el congelador.

Mientras, preparamos la cobertura de chocolate. Ponemos al baño María el chocolate con la mantequilla y mezclamos bien, teniendo cuidado de que el chocolate no se nos caliente demasiado y se nos haga crema. Cubrimos el pastel y reservamos en frío hasta el momento de consumirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s