★ Tartaletas de Navidad ★

Al final me parece que voy a tener que darle la razón al corrillo de abuelas de los columpios. El segundo me ha salido más espabilado que el primero, con más mala leche y una ingeniosa destreza para enfadarse y reñirte sin saber articular tres palabras del tirón.

Pablete, el pequeño, es ese destroyer que te ha salido por segundo hijo, al que no le hace falta comer ajos para picarse. Es un maríapatiño televisivo al que se le hincha la vena en cuanto le cantas una de la Pantoja. Que en cuanto se te mosquea, se te cruza de brazos, se te da media vuelta y te deja plantada pirándose con un “fadao mua”. Y se marcha todo enfadado, sí, todo él entero: noventa centímetros y doce kilos de orgullo y poderío. Bajo la mira perpleja de su madre, ésta que les habla, que piensa de quién narices habrá podido sacar este niño tan mal carácter y si tendrá fuerzas suficientes para torear lo que se le viene encima.

Y ahora, la receta.

Tartaleta para Navidad

★ LA RECETA ★

Para la masa:

125 gr de harina
15 gr de almendras molidas
40 gr de azúcar
1 pizca de sal
75 gr de mantequilla
1 huevo

Para el caramelo salado:

17 cl de nata líquida entera
35 gr de azúcar
10 gr de mantequilla

Para la crema de chocolate:

17 cl de nata líquida
1 tableta de chocolate con leche

Tartaleta para Navidad

Para realizar la masa, empezamos mezclando todos los ingredientes, según el orden de la receta. Mezclamos bien y hacemos una bola.

La envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera al menos media hora.

Untamos nuestros moldes de tartaletas de mantequilla y los enharinamos ligeramente.

Extendemos la masa con el rodillo y cortamos porciones para nuestras tartaletas. Adaptamos la masa bien al molde, retiramos el excednte y pinchamos con un tenedor toda la masa.

Aprovechamos la masa sobrante para hacer unas galletas en forma de árbol de Navidad que nos servirán para decorar.

Horneamos 25 minutos a 180° las tartaletas y las galletas unos 10-12 minutos. Dejamos enfriar.

Para hacer el caramelo salado, colocamos el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego medio. En un bol, ponemos la nata y la calentamos treinta segundos en el microondas. Cuando el azúcar empiece a dorarse, retiramos del fuego y vertimos la nata, removiendo con una cuchara de madera constantemente. Añadimos la mantequilla y mezclamos bien. Ponemos de nuevo en el fuego diez segundos para que espese.

Cuando la salsa de caramelo salado esté templada, vertimos sobre las tartaletas, repartimos bien y guardamos en la nevera hasta que la salsa quede dura.

Mientras, preparamos la crema de chocolate. Para ello, ponemos en un cazo a calentar la nata. Llevamos a ebullición y vertemos sobre el chocolate troceado. Mezclamos bien.

Vertimos el chocolate sobre las tartaletas. Volvemos a llevar a la nevera.

Antes de servir, decoramos con las galletas en forma de árbol y espolvoreamos con azúcar glas.

Anuncios

★ Galette de rois ★

Yo, que he sido una niña muy repipi y presumida, cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, siempre decía: azafata de aviones o peluquera. Lo primero lo descartó mi aplastante lógica infantil en cuanto se enteró de que, entre los requisitos del puesto, estaba el saber nadar.

Decidida por entonces a abrir mi propia peluquería, me encantaba ponerme en la cabeza el tapete con flecos de ganchillo de mi madre para darme aires de melena larga a lo Pantoja, y hacerle cardados sorayiles y trenzas espigas a mis muñecas. Mi madre me miraba de reojillo encantada, orgullosa del arte que apuntaba su niña y de las pesetas que se ahorraría cuando algún día lograra perfeccionar mi primitiva técnica con la tijera.

Mi verdadera vocación llegó después y aunque me llevaría por derroteros bien distintos, a mí el oficio de los rulos y las mechas, amiga mía, pues me tira.

Ahora que tengo dos fieras en casa y mi peluquera (la de verdad) bastante lejos, me he liado el secador a la cabeza y le he dicho al Mayor:

 – “siéntate ahi, que vamos a quitar esas greñas”.

Él, que acostumbra a no hacerme ni puñetero caso, me aguanta la mirada y cuando tiene la certeza de que su madre, osea yo, no se entera de nada me dice con el brazo “Aparta”.

Digna y resuelta, no sueltas las tijeras. Aprovechas que se te ha puesto virojo mirando Mostrous y coñía para agazaparte por detrás y empezar a trasquilar mechones. Uno ¡ras!, dos ¡ras, ras!, tres trasquilones ¡ras, ras, ras ! Supervisas el desaguisado. No está tan mal. Un poco de saliva, Nenuco y un par de orquillas, y te ha quedado el niño más guapo de todo el barrio.

Y ahora, la receta.

galette de rois

★ LA RECETA ★

Para el hojaldre:

500 gr de harina
10 gr de sal
40 gr de azúcar
25 gr de mantequilla
250 ml de agua
1 sobre de levadura
280 gr de mantequilla para el plegado
1 huevo para pintar la masa

Para la crema de almendras:

110 gr de mantequilla pomada
110 gr de azúcar glas
1 cucharilla de azúcar blanco
110 gr de almendras molidas

Empezamos preparando el hojaldre.

Tras los tiempos de reposo, preparamos la crema de avellanas. Para ellos, mezclamos todos los ingredientes y los ponemos en una manga pastelera.

Cortamos con un cortador los circulos que serviran para hacer las galettes. Rellenamos con la crema de almendras (haciendo circulos desde dentro hacia afuera). Pincelamos los bordes con un poco de agua y tapamos con otro circulo de masa.

Pincelamos con huevo batido y con un cuchillo hacemos los cortes para decorar. Pinchamos el centro de las galettes hasta que toquemos la crema para que el hojaldre suba uniformemente.

Dejamos levar media hora y metemos al horno a 190° durante 25-30 minutos.

galette de rois 2

★ Cookies de chocolate ★

Tengo al mayor enamoradico perdido. Hasta las trancas, vamos. La afortunada en cuestión es una rubiales que vive dos casas máspallá. Dicen las malas lenguas del patio del colegio que andan todo el día juntos, columpio arriba, tobogán abajo, y que se les ha visto en alguna ocasión darse algún que otro inocente achuchón.

Confieso que los ojos de esta santa madre han visto con disgusto y bastante desazón el fuego amoroso de abrazos y besuqueos que se traen desde hace algunas semanas ambos repolluelos. Dirán ustedes que lo que me pasa es que le tengo manía a la chiquilla. Y que estos escarceros no son más que cosas de niños pequeños. Lo sé. Lo sé. No se crean que les veo yo a estos dos yendo corriendo a pasar por la vicaría, felices como dos perdices. No, no, que va. La chiquilla no me gusta, la verda sea dicha. Pero la que no me gusta de verdad, de verdad de la buena, es su madre.

Pero vamos, que creo que no se me nota casi nada… La prueba:

– « Mamá, la mamá de Manon (la rubiales) es tonta ? », me pregunta el mini don Juan ayer mismito.

– No hijo, no. Le contesté yo, intentando resultar medianamente convincente. ¿Quién te ha dicho semejante barbaridad? 

– Pues tú.

– ¿Yooooooo? le dije, poniendo cara de la mamá de Manon, o sea, de tonta. A ver, ¿y cuándo te he dicho yo eso, eh?

– Mañana.

Bendita inocencia…

Y ahora, la receta.

cookies de chocolate

cookies de chocolate

★ LA RECETA ★
(para unas 16 galletas)

100 gr de azúcar moreno
100 gr de azúcar blanca
1 huevo
175 gr de mantequilla
300 gr de harina
1 pizca de sal
1 pizca de bicarbonato sódico
1 tableta de chocolate

En un bol grande ponemos el azúcar moreno y el blanco y la mantequilla reblandecida y cortada en trozos.

Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.

Incorporamos el huevo y volvemos a mezclar.

Añadimos  la harina (mejor tamizada), y el bicarbonato y la sal. Mezclamos.
Por último, incorporamos la tableta de chocolate troceada y removemos bien.

Cogemos la masa  y vamos haciendo bolas pequeñas (como si se tratara de croquetas). Y las vamos poniendo en una bandeja de horno
cubierta de papel vegetal.

Aplastamos un poco las bolas y las horneamos a 180° durante 10-12 minutos o hasta que los bordes estén dorados.

★ NOTAS★

  1. Es mejor dejar de enfriar las galletas antes de manipularlas ya que calientes estan como blandas y tienen que enfriarse para endurecerse.
  2. Otra versión de estas cookies es con Lacasitos. Puedes encontrar la receta en la web de nuestros amigos de Entrechiquitines

★ Helado de vainilla y Lacasitos ★

Confirmado. A Pablo Pableeeeteeee (diez meses y cero dientes) le pirran los chupachús. Le gusta chuparlos y rechupetearlos.  Y lo que más, engominarse de caramelo pegajoso y asqueroso todo el pelo. Todo todito. De la raíz a las puntas. Flequillo incluído. Sí, Mari sí. Se da unas friegas que me rio yo de los masajes capilares con salsa de tomate que hasta hace poco se daba su hermano cuando cenaba macarrones.

Pero la culpa la tengo yo, ojito. Porque las madres venimos con la culpa de serie. Y con los segundos nos pasa como con las tetas, que con el tiempo y los niños vamos perdiendo firmeza. Y así, silvando LaMacarena distraídamente para que tu santo no se percate, tiras derecha pal kiosko a comprar dosdeesos. A sabiendas de que no debes. Ni por ellos, ni por sus dientes. Ni por tu factura del dentista.

Y ahora, la receta. Felices vacaciones, por cierto.
helado de vainilla y lacasitos

helado de vainilla y lacasitos

★ LA RECETA ★

2 vainas de vainilla
50 cl de leche
20 cl de nata líquida
2 yemas de huevo
130 gr de azúcar
1 bote de Lacasitos para decorar

Empezamos preparando la crema inglesa. Para ello, ponemos en un cazo la leche con los granos de las vainas de vainilla. Aparte en un bol, ponemos las yemas de huevo con el azúcar, batimos bien y cuando la leche esta caliente, apartamos del fuego, y vamos vertiendo poco a poco sobre las yemas de huevo.  Volvemos a poner a fuego lento y removemos con una cuchara de madera hasta que espese. Dejamos enfriar.

En un bol montamos la nata en chantilly. El bol tiene que estar muy frío para que la nata suba bien. Empezamos batiendo a velocidad baja y vamos aumentando progresivamente.  Incorporamos la crema inglesa.

Reservamos en un recipiente y guardamos en el congelador. Al cabo de una hora, sacamos el recipiente y con unas varillas removemos bien el helado para evitar que el azúcar cristalice. Repetimos esta operación dos veces más (a intervalos de una hora) o hasta que consigamos la cremosidad que deseamos.

Sacamos del congelador 10 minutos antes de servir y decoramos con Lacasitos.

helado de vainilla y lacasitos

helado de vainilla y lacasitos

helado de vainilla y lacasitos

 

★ Mermelada casera de cerezas de Hornija ★

Les confieso una cosa. Soy una maniática del orden y la limpieza hogareñas. Bueno, era. Porque no hay peor cosa para las yonki de la ballerina como yo que tener niños pequeños.

Al principio, cuando en casa sólo reinaba el Mayor, me las apañaba para tenerle ocupado con los cazos de la batería de cocina y entonces aprovechaba que el niño lo daba todo en los fogones para quitarle el polvo a la tele y pasar la aspiradora por debajo de la alfombra.

Con los juguetes tiré pronto la toalla. Mi afición por tenerlo todo recogidito en cajas y estanterías me duró muy poco. Exactamente, el segundo y medio que tardé en descubrir que a un niño lo que más le mola es verte recoger. Te observa, espera a que termines y entonces va con toda su mala leche y te lo pone todo patas arriba otra vez.

Pero últimamente he desarrollado un instinto de supervivencia fuera de lo normal. He conseguido que a Kako le mole limpiar. En serio. El otro día me vio pasando la fregona en la cocina. Y me dijo : « mamá, yo también ». Fue corriendo con tremenda emoción a buscar su mini fregona (sí, el crío tiene una. No pregunten por qué). La encontró en el baño, la metió en el retrete y en un periquete me dejó limpias las paredes del salón.

Cerezas

★ LA RECETA ★

500 gr de cerezas
200 gr de azúcar

Limpiamos, deshuesamos y cortamos las cerezas. Ponemos en un cazo y les añadimos el azúcar. Calentamos a fuego lento, removiendo de vez en cuanto.

Retiramos la espumilla que le va saliendo. Dejamos en el fuego durante unos 40 minutos o hasta que la mermelada espese.

Dejamos enfriar un poco. Rellenamos el tarro de cristal, que previamente habremos esterilizado y secado. Conservamos boca abajo.

Mermelada casera de cerezas 4

Mermelada casera de cerezas 3

★ NOTAS★

  1. Recuerda que la mejor manera de conservarla es en un tarro de cristal, esterilizado y boca abajo, para que la mermelada se conserve sin aire.
  2. Puedes aplicar esta receta a otras frutas de temporada, como las fresas.
  3. Si tienes curiosidad, Hornija es el pueblo de los abuelos maternos de mi marido, y está en en el Bierzo.
  4. Puedes encontrar la receta de la mermelada de cerezas también en el blog estupendo de mi compañera Rosa Pemberley Cupandcakes