★ Tartaletas de Navidad ★

Al final me parece que voy a tener que darle la razón al corrillo de abuelas de los columpios. El segundo me ha salido más espabilado que el primero, con más mala leche y una ingeniosa destreza para enfadarse y reñirte sin saber articular tres palabras del tirón.

Pablete, el pequeño, es ese destroyer que te ha salido por segundo hijo, al que no le hace falta comer ajos para picarse. Es un maríapatiño televisivo al que se le hincha la vena en cuanto le cantas una de la Pantoja. Que en cuanto se te mosquea, se te cruza de brazos, se te da media vuelta y te deja plantada pirándose con un “fadao mua”. Y se marcha todo enfadado, sí, todo él entero: noventa centímetros y doce kilos de orgullo y poderío. Bajo la mira perpleja de su madre, ésta que les habla, que piensa de quién narices habrá podido sacar este niño tan mal carácter y si tendrá fuerzas suficientes para torear lo que se le viene encima.

Y ahora, la receta.

Tartaleta para Navidad

★ LA RECETA ★

Para la masa:

125 gr de harina
15 gr de almendras molidas
40 gr de azúcar
1 pizca de sal
75 gr de mantequilla
1 huevo

Para el caramelo salado:

17 cl de nata líquida entera
35 gr de azúcar
10 gr de mantequilla

Para la crema de chocolate:

17 cl de nata líquida
1 tableta de chocolate con leche

Tartaleta para Navidad

Para realizar la masa, empezamos mezclando todos los ingredientes, según el orden de la receta. Mezclamos bien y hacemos una bola.

La envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera al menos media hora.

Untamos nuestros moldes de tartaletas de mantequilla y los enharinamos ligeramente.

Extendemos la masa con el rodillo y cortamos porciones para nuestras tartaletas. Adaptamos la masa bien al molde, retiramos el excednte y pinchamos con un tenedor toda la masa.

Aprovechamos la masa sobrante para hacer unas galletas en forma de árbol de Navidad que nos servirán para decorar.

Horneamos 25 minutos a 180° las tartaletas y las galletas unos 10-12 minutos. Dejamos enfriar.

Para hacer el caramelo salado, colocamos el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego medio. En un bol, ponemos la nata y la calentamos treinta segundos en el microondas. Cuando el azúcar empiece a dorarse, retiramos del fuego y vertimos la nata, removiendo con una cuchara de madera constantemente. Añadimos la mantequilla y mezclamos bien. Ponemos de nuevo en el fuego diez segundos para que espese.

Cuando la salsa de caramelo salado esté templada, vertimos sobre las tartaletas, repartimos bien y guardamos en la nevera hasta que la salsa quede dura.

Mientras, preparamos la crema de chocolate. Para ello, ponemos en un cazo a calentar la nata. Llevamos a ebullición y vertemos sobre el chocolate troceado. Mezclamos bien.

Vertimos el chocolate sobre las tartaletas. Volvemos a llevar a la nevera.

Antes de servir, decoramos con las galletas en forma de árbol y espolvoreamos con azúcar glas.

★ Pastel milliardaire ★

Cuando yo era pequeña los bazares de los chinos no nos habían invadido todavía, así que los carnavales de mi infancia tienen recuerdos de los de antes: de princesas, de tules rosas y cancanes cosidos por la aguja y las manos certeras de mi madre.

El otro día, cuando el colegio del Mayor anunciaba carnavales para el viernes, se me apretaron todos los nervios aquí en la cinturilla del chándal, porque a este lado de los pirineos, amigas, no hay ni bazar chino ni madre que pueda coserme un miserable dobladillo.

Por fortuna, mis nuevas amigas del corrillo del patio del colegio me contaron después que lo único que teníamos que prever era vestirles de negro. Qué majas estas profes modernas, pensé, con todas mis santas carnes relajadas, la verdad.

De luto y con las capas al viento salieron las fieras al patio del colegio. ¿Pero de qué van? pregunté en voz alta, incapaz de reconocer a través de la mirilla de la reflex a los más orgullosos de los superhéroes del mundo mundial. Super héroes de capa, luto y antifaz. Super héroes y valientes todos. Todos, menos uno. El mío. Que llevaba la capa torcida, como la soga que aprieta el cuello del reo, llorando a moco tendido y gritando mientras salía de toriles: “mamááááá, yo quiero dormir la siestaaaaaaaaa”.

Y ahora, la receta.

pastel de chocolate milliardaire

★ LA RECETA ★

Para la galleta:
110 gr de mantequilla
115 gr de harina
25 gr de azúcar glas

Para el caramelo
50 gr de mantequilla
100 gr de azúcar
1 bote pequeño de leche condensada

Para la cobertura de chocolate
1 tableta de chocolate
50 gr de mantequilla

Empezamos preparando la base de galleta. Mezclamos todos los ingredientes en el robot y terminamos amasando a mano para poder hacer una bola. La extendemos sobre nuestro molde, cubierto con papel vegetal y horneamos a 160° durante 20 minutos o hasta que empiece a estar dorada por los bordes.

La dejamos enfriar y preparamos el caramelo. En un cazo, ponemos la mantequilla y el azúcar. A fuego medio, removemos hasta que estén caramelizados, echamos la leche condensada y seguimos removiendo durante unos minutos más. Extendemos sobre la galleta y reservamos en la nevera o el congelador.

Mientras, preparamos la cobertura de chocolate. Ponemos al baño María el chocolate con la mantequilla y mezclamos bien, teniendo cuidado de que el chocolate no se nos caliente demasiado y se nos haga crema. Cubrimos el pastel y reservamos en frío hasta el momento de consumirlo.

★ Tarta de zanahoria para Halloween ★

carrot cake. pastel de zanahoria. Halloween

Esta madre entregada que habita en mi anda desde hace tres días llorando a moco tendido por todas las esquinas. Tan acostumbrada estoy a que mis polluelos anden pegados a mis pelambreras, que lo contrario me ha dejado descompuesta. Con perdón.

Y es que, después de pasarme tres años haciendo el indio, literal, ahora resulta que elMayor ya no me ajunta.

« No, mamá, tu no juegas » me escupió el otro día. Cogió a su hermano y su colección de coches de carreras y se me fue a la otra punta de la habitación.

Con el corazón dolorido y la dignidad materna por los suelos, fui dando pasitos hasta llegar donde estaban los dos seres fraternales.

« ¿Me dejais jugar ?….  ¿por favor? ». pregunté, con cara de pena. Debí de darle mucha lástima, porque con toda la desgana del mundo mundial me dejó coger uno de los coches con los que estaba jugando. El más viejo y destartalado, eso sí.

Y ahora, la receta.

★ LA RECETA ★

1 preparado de Betty Crocker para tarta de zanahoria
bote de frosting vainilla icing
3 huevos
200 ml de agua
6 cucharadas de aceite vegetal
50 gr de chocolate para decorar

Ponemos en un bol los huevos batidos, incorporamos el aceite y el agua y mezclamos bien.
Añadimos el preparado, integramos bien todos los ingredientes y volcamos en un molde de 20 cm previamente untado de mantequilla.
Horneamos 30 minutos a 180°.

Dejamos enfriar y desmoldamos. Untamos con un chuchillo la crema de vainilla, intentando que nos quede repartida de forma uniforme y lisa.
Reservamos en la nevera 30 minutos.

Para decorar, fundimos al baño maría el chocolate y ponemos en un biberón de repostería. Dibujamos hexágonos desde el centro hacia el exterior de la tarta. Con un palillo vamos estirando con cuidado de las esquinas que hemos dibujado de la tela de araña para darle la forma final.

SONY DSC

SONY DSC

★ NOTAS★

  1. La decoración de la tarta de zanahoria en forma de tela de araña está inspirada de ésta de Marta Stewart
  2. La tarta la he preparado con productos de la tienda online Mi Obrador.
  3. El algodón y las arañas son de mentira, lo juro. Los encontrareis en cualquier bazar chino.

 

★ Tarta de ruibarbo ★

Tu creías que teniendo hijos varones eso de vestirles por la mañana iba a estar chupao. Hay que decir que Amancio te lo pone fácil, porque en los dos metros y medio de moda infantil niño que despliega en sus tiendas  la cosa da para un raquítico fondo de armario : camisetas, camisas, pantalones. Y yastá. Carretera.

Pero no. Mira tú por donde que el mayor te ha salido un pelín maniático con la ropa, un fashion boy de las tendencias y de la moda que a él le da la gana, ofcors. Así que lo mismo te sale por la puerta en calzoncillos de Cars, que con una camiseta azul celeste de Angry Birds (piu piu, para los amigos) y los pantalones de la selección de fútbol irlandesa que te conjunta las bermudas rojas desteñidas de la temporada pasada con una camiseta verde de caballos percherones.

Por Santa Singer de los Trapillos les juro que no hay día que no me pelee con él, buscándole de armario en armario para que me salga de casa repeinado, limpio, conjuntado y oliendo a pino fresco. Y no a Paquito Clavel.

Y ahora, la receta.

SONY DSC

ruibarbo Collage

★ LA RECETA ★

Para la masa sablé:

200 gr de harina
140 gr de azúcar glas
160 gr de mantequilla
2 yemas de huevo
1 pizca de sal

Para la crema pastelera:

3 huevos
375 ml de leche
75 gr de azúcar
30 gr de maicena
1 vaina de vainilla

2 tallos de ruibarbo
3 cucharadas soperas de azúcar

tarta ruibarbo Collage 2

Empezamos preparando la masa. Mezclamos la harina, el azúcar glas y la sal. Cuando esté bien mezclado, añadimos la mantequilla cortada en cuadrados pequeños. Añadimos las yemas de huevo y mezclamos hasta que la masa quede uniforme y sin grumos. Hacemos una bola y reservamos la masa en la nevera envuelta en film transparente durante al menos 30 minutos.

Preparamos la crema pastelera y reservamos.

Cortamos el ruibarbo en láminas finas y dejamos macerar con el azúcar 15 minutos.

Sacamos la masa de la nevera y la extendemos con el rodillo sobre nuestra mesa de trabajo previamente enharinada. Untamos de mantequilla el mode que vamos a utilizar y espolvoreamos con un poco de harina (para que no se nos pegue la masa). Colocamos la masa en el mode, quitamos el excedente y metemos de nuevo en la nevera durante 30 minutos.

Metemos en el horno (sin el relleno) durante 20 minutos a 180°. Dejamos enfriar, y rellenamos con la crema pastelera. Colocamos encima las láminas de ruibarbo y espolvoreamos con un poco de azúcar. Horneamos de nuevo durante 20 minutos.

 

★ NOTAS★

  1. La receta es del blog Food and Cook.

★ Tartaletas de fresas ★

Mini tarta de fresas 2

Me estoy volviendo una mafiosa, una mamma siciliana en toda regla. Me acuerdo que cuando esperaba el primero podía pasarme las horas muertas de medio Sálvame sobando la panza imaginando la educación que le daría al miniyo. Yo, que he sido siempre un poco florecilla silvestre, pensaba que lo mejor era hablar, explicar, dialogar y ser pedagogo con el pequeñajo, por muy churumbel que éste fuera.

He de decir que el método de las buenas palabras funciona. Al principio. El primer año, vamos. A partir del segundo, el churumbel aprende que no veas y te las pilla al vuelo. No sabes cómo, pero en un microsegundo tu bebé, ese ser mofletudo que te hacía caer la baba con cada gorgorito, ha desaparecido. A cambio, ahora tienes un enano de casi tres años opositando a hijo insolente, maquiavélico y pegón. Una sarta de desplantes, patadas y NOes. Una perla, vaya.

Lo peor de todo, con todo, es cuando pega. Te pega a ti, a su padre, a su hermano y a cualquier primo de vecino que se le ponga por delante. Y le explicas, con infiniiiiiiita paciencia y buenos modos, que no, no y no, que pegar está requetefeo.

Fao, reptite él, convencido del todo.

Y tú te hinchas pensando en lo fácil que ha sido aquello y en que eso de la educación esta chupao. ¡Ja! En cuanto te das media vuelta y te vas a la tarea marujil del día, pongamos por ejemplo, sacar a luz los baberos, ¡Zas! ya te ha levantado la mano otra vez. Y otra. Y otra.

Así que pasas de rollos y frases pedagógicas, lo pillas en banda y pasas directamente al chantaje exagerado y emocional.

– Si no te terminas la comida te quedas sin Kinder, sin gusanitos, sin Aspitos, ni Chupachups ni piruletas ni nada de nada que se le parezca. Nunca. Jamás. 

– Como no te laves la cara, no vamos a los columpios; No, no puedes salir de casa con el morro sucio. 

– Sigue saltando en el sofá, y te encierro en tu habitación; A la de una, a la de dos…

– Tú vuelve a pegarme y llamo al Señor Patata.

Soy fan del señor Patata. En mi casa este personaje inventado es como el coco pero mucho más feo y malo, claro. Y oye, seré chantajista y malamadre, pero es mentarlo y el niño se te vuelve un santo… De momento.

Mini tarta de fresas 7

Mini tarta de fresas 4

★ LA RECETA ★

(para 6 mini tartas individuales)

Para la masa quebrada:

175 g de harina
75 g de mantequilla
1 huevo
50 g de azúcar
1 cucharadita de sal

Para la crema pastelera:

250 ml de leche
1 rama de vainilla
50 g de azúcar
3 yemas de huevo
20 gr de maizena o harina de trigo

Para decorar:

Fresas
Azúcar de vainilla

Empezamos por la masa quebrada. Ponemos en un bol la harina tamizada, la mantequilla fría y cortada en dados pequeños, el huevo, el azúcar y la sal y amasamos. Cuando la masa nos quede como unas migas, la juntamos formando una bola y metemos en la nevera envuelta en un film durante 1 hora.

Mini tarta de fresas 5

Mini tarta de fresas 6

Hacemos la crema pastelera y reservamos.

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos. Al tratarse de una masa quebrada lo normal es que se rompa con facilidad al usar el rodillo. Para mi ha sido mucho más fácil extenderla con los dedos en las bases de los moldes. Pinchamos con un tenedor ligeramente la base.

Repartimos de forma uniforme la crema pastelera.

Metemos en el horno 25 minutos a 180°.

Dejamos enfriar y colocamos las fresas. Espolvoreamos con  azúcar de vainilla.