★ Mousse de fresas ★

¿Cómo puede un pequeñajo de medio metro desmoronar en apenas tres segundos cerca de tres años de autoridad y buen quehacer maternal?

Táchupao.

Ayer. Cinco de la tarde. En la cocina. Afuera llueve como si alguien estuviera tirando de la cisterna sin parar. La ropa del tendal calada, decides meterla pa’dentro. El cesto de la ropa, azul chino celeste de la temporada pasada, tiene más descosidos que tus mallas de andar por casa pero tú no lo tiras, no no no. Porque en tu casa no se tira nada. Nunca. Jamás.

El Mayor se te acerca.

– Yo también trabajo, mamá.

Le dejas que te ayude, por aquello de que aprenda que es importante colaborar en casa y blablablabla, pero antes de que te dé tiempo a desincharte de una sobredosis de orgullo materno-filial, ¡zas! te pilla el cesto por banda y te lo estampa contra el suelo con doble salto mortal adelante y una pirueta y media de descojone chumberil.

– ¡¡ Diego !! – le chillas-. Eso no está bien. Mamá no está contenta.

Y se lo dices toda seria, como para que no se te note mucho que el peque te acaba de hacer un favor dándole el último rapapolvo al cacharro de la ropa sucia.

– Jajajaja. Yo sí contento. Jajajaja. Mamá eteeeeeemmmm

Y ya está. Te tiene en el bote. Porque el muy jodido te lo dice encima en francés (je t’aime), enseñándote todos los dientes y con la más zalamera de sus sonrisas.

Y ahora, la receta.

mousse fresa 3

★ LA RECETA ★

(para el reto Tia Alia)

300 gr de fresas
200 gr de azúcar
500 ml de nata

Tamizamos las fresas y las mezclamos con el azúcar. Reservamos.

Aparte, montamos la nata para hacer una “chantilly”. Para que la nata suba bien, el bol tiene que estar muy frio. Empezamos a velocidad baja y vamos aumentando progresivamente.

Mezclamos bien la chantilly con las fresas y rellenamos los moldes.

Enfriamos en la nevera o guardamos en el congelador.

★ Tartaletas de fresas ★

Mini tarta de fresas 2

Me estoy volviendo una mafiosa, una mamma siciliana en toda regla. Me acuerdo que cuando esperaba el primero podía pasarme las horas muertas de medio Sálvame sobando la panza imaginando la educación que le daría al miniyo. Yo, que he sido siempre un poco florecilla silvestre, pensaba que lo mejor era hablar, explicar, dialogar y ser pedagogo con el pequeñajo, por muy churumbel que éste fuera.

He de decir que el método de las buenas palabras funciona. Al principio. El primer año, vamos. A partir del segundo, el churumbel aprende que no veas y te las pilla al vuelo. No sabes cómo, pero en un microsegundo tu bebé, ese ser mofletudo que te hacía caer la baba con cada gorgorito, ha desaparecido. A cambio, ahora tienes un enano de casi tres años opositando a hijo insolente, maquiavélico y pegón. Una sarta de desplantes, patadas y NOes. Una perla, vaya.

Lo peor de todo, con todo, es cuando pega. Te pega a ti, a su padre, a su hermano y a cualquier primo de vecino que se le ponga por delante. Y le explicas, con infiniiiiiiita paciencia y buenos modos, que no, no y no, que pegar está requetefeo.

Fao, reptite él, convencido del todo.

Y tú te hinchas pensando en lo fácil que ha sido aquello y en que eso de la educación esta chupao. ¡Ja! En cuanto te das media vuelta y te vas a la tarea marujil del día, pongamos por ejemplo, sacar a luz los baberos, ¡Zas! ya te ha levantado la mano otra vez. Y otra. Y otra.

Así que pasas de rollos y frases pedagógicas, lo pillas en banda y pasas directamente al chantaje exagerado y emocional.

– Si no te terminas la comida te quedas sin Kinder, sin gusanitos, sin Aspitos, ni Chupachups ni piruletas ni nada de nada que se le parezca. Nunca. Jamás. 

– Como no te laves la cara, no vamos a los columpios; No, no puedes salir de casa con el morro sucio. 

– Sigue saltando en el sofá, y te encierro en tu habitación; A la de una, a la de dos…

– Tú vuelve a pegarme y llamo al Señor Patata.

Soy fan del señor Patata. En mi casa este personaje inventado es como el coco pero mucho más feo y malo, claro. Y oye, seré chantajista y malamadre, pero es mentarlo y el niño se te vuelve un santo… De momento.

Mini tarta de fresas 7

Mini tarta de fresas 4

★ LA RECETA ★

(para 6 mini tartas individuales)

Para la masa quebrada:

175 g de harina
75 g de mantequilla
1 huevo
50 g de azúcar
1 cucharadita de sal

Para la crema pastelera:

250 ml de leche
1 rama de vainilla
50 g de azúcar
3 yemas de huevo
20 gr de maizena o harina de trigo

Para decorar:

Fresas
Azúcar de vainilla

Empezamos por la masa quebrada. Ponemos en un bol la harina tamizada, la mantequilla fría y cortada en dados pequeños, el huevo, el azúcar y la sal y amasamos. Cuando la masa nos quede como unas migas, la juntamos formando una bola y metemos en la nevera envuelta en un film durante 1 hora.

Mini tarta de fresas 5

Mini tarta de fresas 6

Hacemos la crema pastelera y reservamos.

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos. Al tratarse de una masa quebrada lo normal es que se rompa con facilidad al usar el rodillo. Para mi ha sido mucho más fácil extenderla con los dedos en las bases de los moldes. Pinchamos con un tenedor ligeramente la base.

Repartimos de forma uniforme la crema pastelera.

Metemos en el horno 25 minutos a 180°.

Dejamos enfriar y colocamos las fresas. Espolvoreamos con  azúcar de vainilla.