★ Helado de Nutella ★

¿Cuántas lágrimas caben en un corazón triste? Este post tenía que hablarles del jolgorio materno, la vuelta al cole y los corticoles. Tenía pensado contarles mi gratitud infinita a Santa Guardería Bendida y a San Colegio de los Dolores por haber obrado milagro y haber abierto nada más inaugurar septiembre las puertas del paraíso educativo nacional a mis dos fieras.

Esta servidora debería estar pregonando su merecido descanso, tras un verano de croquetas rebozadas en la playa y laringes achicharradas de tanto machacar el top single de mi verano, el oshedichoqueosvengaispacáyqueosporteisbiendeunavez. Así del tirón y sin respirar. Agradecida y emocionada debería estar, sí, por tener el silencio de una casa sin caprichos, ni gritos, ni mamporros, ni mañas, ni mordiscos.

Pero en lugar de estar bailando la Zumba en el salón o tirando calle arriba para entrar, sola y enloquecida, en un Zara Home cualquiera, aquí me tienen. Desconsolada, arrastrando los pies por el pasillo y vagando por los cuartos, con las mallas caídas, como un alma en pena.

Porque ellos, mis niños, que la semana pasada se fueron al cole la mar de contentos, ésta…. ésta te la están haciendo pasar canutas, llenándola de llantos, pataletas y maaaaaamaaaaás sentíos y desgarrados. Y aunque sé que se les pasará, porque son niños, y en cuanto me dé la vuelta pasarán olímpicamente a otra cosa, a construir naves espaciales o pintar dragones con las plastidecor, esta madre que les parió no puede evitar estar llorando a moco tendido y sonarse la tristeza con una manta de ositos.

Y ahora, la receta.

Helado de Nutella

★ LA RECETA ★

200 gr de Nutella
50 gr de azúcar
33 cl de nata líquida
10 cl de leche

En un cazo, ponemos la nata líquida, la leche y el azúcar y calentamos a fuego medio mientras revovemos de vez en cuando.

Agregamos la Nutella (son unas tres cucharadas colmadas). Removemos para que se mezcle bien.

Si tenemos heladera mejor. Si no, volcamos en un recipiente. Dejamos enfriar y llevamos al congelador. Sacamos cada hora para remover con unas varillas y evitar la cristalización del azúcar (repetimos tres veces).

Antes de guardar en el congelador por última vez, añadimos un par de cucharadas de Nutella líquido.

Helado de Nutella

Helado de Nutella

Helado de Nutella

 

★ Macarons con helado de chocolate ★

Empezaba yo ya a preocuparme por el estado de no gestación de mis amigas, cuando el otro día una de ellas me presentó a su futura hija por el uosap. Les confieso que yo sólo vi la fotografía de una ecografía borrosa. Pero no dije nada, porque lo normal es que una futura mamá primeriza tenga ganas de gritarle al mundo la buena noticia. Así que yo, pues amén y chitón.

Me callé, pero me alegré mucho por ella. Y contenta como unas castañuelas por no ser la única pringá con estas cosas de la maternidad, pues me puse a pensar.

Que un hijo lo cambia todo. Te cambia a ti. Tus prioridades, tu manera de entender las cosas.

Que tener un hijo te cambia el cuerpo, el humor y hasta la talla de los pantalones y del sujetador. Que un hijo no viene con un pan debajo del brazo, no no, sino cargadito de miedos y muchísimas dudas. Un hijo te quita el sueño y te roba las siestas. Te enfrenta a tu suegra (oh sí, la suegra), y te lleva hasta el límite de lo soportable recogiendo juguetes, escuchando mañas y soportando horas de palique y columpios en el parque.

Cuando tienes un hijo, piensas en tu vida de antes. Pero no la echas de menos.

Un hijo lo cambia todo. A mejor. Pero eso, eso sólo lo sabes cuando las hormonas te dejan en paz y te devuelven con una bofetada a la realidad.

Enhorabuena, amiga.

Y ahora, la receta.

macarons con helado de chocolate

★ LA RECETA ★

(para 20 macarons)

para las tapas:

200 gr de azúcar glas
100 gr de almendras molidas
120-125 gr de claras de huevo (3 huevos medianos aproximadamente)
una pizca de sal
40 gr de azúcar extrafino

Para el helado de chocolate:

1 tableta de chocolate con leche
50 cl de nata líquida
4 yemas de huevo
100 gr de azúcar

macarons con helado de chocolate 3

macarons con helado de chocolate 2

Empezamos preparando el helado de chocolate. En un cazo, ponemos la nata líquida y la mitad del azúcar a calentar a fuego medio.

Troceamos el chocolate.

En un bol, mezclamos las yemas de huevo con el resto de azùcar.

Cuando la nata esté bastante caliente, la vertemos sobre las yemas de huevo. Removemos enérgicamente y volvemos a poner a fuego suave. Vertemos el chocolate troceado y removemos todo el rato hasta que todos los ingredientes se integren bien y la mezcla se espese.

Dejamos enfriar, removiendo de vez en cuando y reservamos en el congelador.

Para preparar los macarons, tamizamos el azúcar glas y las almendras. Mezclamos bien y reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras de huevo y las batimos a punto de nieve. Seguimos batiendo a media potencia mientras agregamos el azúcar poco a poco.

Con una cuchara añadimos la mezcla de azúcar glas y almendras a las claras de huevo.

Llenamos una manga pastelera con la mezcla. En un folio, dibujamos las nubes con tres círculos (el del medio ligeramente mayor que los dos laterales). Colocamos encima papel vegetal y vamos formando las tapas de los macarons, empezando por el círculo del medio y después los otros dos.

Eliminamos cualquier burbuja de aire que quede en los macarons dando un golpe seco a la bandeja.

Dejamos reposar entre 15 minutos y una hora.

Precalentamos el horno a 170° y horneamos 10 minutos. Dejamos enfriar.

Rellenamos con un poco de helado de chocolate justo antes de servir.