★ Macarons con helado de chocolate ★

Empezaba yo ya a preocuparme por el estado de no gestación de mis amigas, cuando el otro día una de ellas me presentó a su futura hija por el uosap. Les confieso que yo sólo vi la fotografía de una ecografía borrosa. Pero no dije nada, porque lo normal es que una futura mamá primeriza tenga ganas de gritarle al mundo la buena noticia. Así que yo, pues amén y chitón.

Me callé, pero me alegré mucho por ella. Y contenta como unas castañuelas por no ser la única pringá con estas cosas de la maternidad, pues me puse a pensar.

Que un hijo lo cambia todo. Te cambia a ti. Tus prioridades, tu manera de entender las cosas.

Que tener un hijo te cambia el cuerpo, el humor y hasta la talla de los pantalones y del sujetador. Que un hijo no viene con un pan debajo del brazo, no no, sino cargadito de miedos y muchísimas dudas. Un hijo te quita el sueño y te roba las siestas. Te enfrenta a tu suegra (oh sí, la suegra), y te lleva hasta el límite de lo soportable recogiendo juguetes, escuchando mañas y soportando horas de palique y columpios en el parque.

Cuando tienes un hijo, piensas en tu vida de antes. Pero no la echas de menos.

Un hijo lo cambia todo. A mejor. Pero eso, eso sólo lo sabes cuando las hormonas te dejan en paz y te devuelven con una bofetada a la realidad.

Enhorabuena, amiga.

Y ahora, la receta.

macarons con helado de chocolate

★ LA RECETA ★

(para 20 macarons)

para las tapas:

200 gr de azúcar glas
100 gr de almendras molidas
120-125 gr de claras de huevo (3 huevos medianos aproximadamente)
una pizca de sal
40 gr de azúcar extrafino

Para el helado de chocolate:

1 tableta de chocolate con leche
50 cl de nata líquida
4 yemas de huevo
100 gr de azúcar

macarons con helado de chocolate 3

macarons con helado de chocolate 2

Empezamos preparando el helado de chocolate. En un cazo, ponemos la nata líquida y la mitad del azúcar a calentar a fuego medio.

Troceamos el chocolate.

En un bol, mezclamos las yemas de huevo con el resto de azùcar.

Cuando la nata esté bastante caliente, la vertemos sobre las yemas de huevo. Removemos enérgicamente y volvemos a poner a fuego suave. Vertemos el chocolate troceado y removemos todo el rato hasta que todos los ingredientes se integren bien y la mezcla se espese.

Dejamos enfriar, removiendo de vez en cuando y reservamos en el congelador.

Para preparar los macarons, tamizamos el azúcar glas y las almendras. Mezclamos bien y reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras de huevo y las batimos a punto de nieve. Seguimos batiendo a media potencia mientras agregamos el azúcar poco a poco.

Con una cuchara añadimos la mezcla de azúcar glas y almendras a las claras de huevo.

Llenamos una manga pastelera con la mezcla. En un folio, dibujamos las nubes con tres círculos (el del medio ligeramente mayor que los dos laterales). Colocamos encima papel vegetal y vamos formando las tapas de los macarons, empezando por el círculo del medio y después los otros dos.

Eliminamos cualquier burbuja de aire que quede en los macarons dando un golpe seco a la bandeja.

Dejamos reposar entre 15 minutos y una hora.

Precalentamos el horno a 170° y horneamos 10 minutos. Dejamos enfriar.

Rellenamos con un poco de helado de chocolate justo antes de servir.

★ Macarons de crema mascarpone y pistachos ★

Si pensaban ustedes que servidora había desaparecido del panorama bloguero recetil, enloquecida por alelamiento mental tras pasarse de la rosca mirando dar vueltas al robot de cocina mientras el susodicho prepara una chantilly, estaban ustedes un pelín desacertados. Me perdonarán este intervalo de ausencia, pero la mudanza de una casa, con sus enseres y churumbeles, lleva su tiempo. Exactamente, lo que te lleva empaquetar toda tu vida, limpiar tus olvidos y volver a ponerlo todo en orden, mientras de reojo compruebas (porque al fin al cabo son tus hijos y los quieres) que ninguno de tus polluelos se te ha extraviado, envuelto en papel de burbujitas dentro de una de las tropecientas cajas de cartón que te crecen desde hace un par de semanas en el jardín.

Eso, sin contar con el tiempo y la parsimonia de los señores de la telefónica gabacha para darte de alta en tu nuevo domicilio. “Entre una semana y diez días, más o menos”. O sea, mes y medio.

Y ahora que ya sabemos que vamos todos bien, instalados y con las mallas y los rulos bien puestos, vayamos con la receta.

Macarons de mascarpone y pistachos

★ LA RECETA ★

(para 20 macarons)

para las tapas:

200 gr de azúcar glas
100 gr de almendras molidas
120-125 gr de claras de huevo (3 huevos medianos aproximadamente)
una pizca de sal
40 gr de azúcar extrafino

para el relleno:

200 gr de queso mascarpone
50 gr de azúcar
una bolsa de pistachos

Empezamos preparando las tapas de los macarons. Para ello, tamizamos el azúcar glas y las almendras y los mezclamos bien. Reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras de huevo y las batimos a punto de nieve. Seguimos batiendo a media potencia mientras agregamos el azúcar a cucharadas.

Con una cuchara grande de metal incorporamos  la mezcla de azúcar glas y almendras a las claras de huevo.

Llenamos una manga pastelera y sobre un tapete o un papel de horno (colocados ya en la bandeja del horno) formamos los círculos.

Eliminamos cualquier burbuja de aire que quede en los macarons dando un golpe seco a la bandeja. Dejamos reposar entre 15 minutos y 1 hora.

Precalentamos el horno a 170° y horneamos 10 minutos.

Para preparar la crema de mascarpone, mezclamos bien el queso con el azúcar. Metemos en una manga pastelera y rellenamos los macarons.

Machacamos unos pistachos y espolvoreamos sobre la crema mascarpone.

★ Macarons de chocolate y menta ★

Se acabó. Se acabaron las vacaciones y, aquí en Francia, no te da tiempo a quitarte el bañador que ya tienes que colgarte la mochila para ir al cole.

Hoy es el primer día de “cole de grandes” para Kako. Ha entrado en clase tranquilo, sin llorar,  agarrado fuerte de la mano de mamá. Me ha dado un beso para despedirse, otro a papá y ha ido a sentarse con los otros niños.

Mi bebé se me ha hecho mayor.

Etemfor.

Mamá.

Macarons de menta y chocolate

Macarons de chocolate y menta

Macarons chocolate y menta

★ LA RECETA ★

(para 20 macarons)

para las tapas:

200 gr de azúcar glas
100 gr de almendras molidas
120-125 gr de claras de huevo (3 huevos medianos aproximadamente)
una pizca de sal
40 gr de azúcar extrafino
colorante verde

para el relleno:

1 sobre de té de menta
100 ml de agua
40 gr de azúcar
150 gr de chocolate

Empezamos preparando el relleno. Ponemos a hervir el agua a fuego lento con el azúcar. Dejamos borbotear unos 3 minutos, retiramos del fuego e infusionamos el té durante al menos 1 hora.

Pasado ese tiempo, ponemos el chocolate en un bol. Volvemos a hervir el sirope de menta y lo volcamos sobre el chocolate. Removemos hasta que el chocolate se funda y obtengamos una crema homogénea. Dejamos enfriar

Ahora pasamos a las tapas. Para prepar los macarons, tamizamos el azúcar glas y las almendras y los mezclamos bien. Reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras de huevo y las batimos a punto de nieve. Seguimos batiendo a media potencia mientras agregamos el azúcar a cucharadas. Mezclamos bien cada adición para asegurarnos de que se incorpora del todo antes de la siguiente cucharada. La mezcla ha de ser compacta, blanca y brillante.

Añadimos el colorante. El que yo usé era en gel. Para ello, hundimos un palillo en la pasta y removemos en la masa, insistiendo hasta que el color se reparta bien.

Con una cuchara grande de metal incorporamos  la mezcla de azúcar glas y almendras a las claras de huevo.

El preparado ha de quedar homogéneo y sin grumos.

Llenamos una manga pastelera y sobre un tapete o un papel de horno (colocados ya en la bandeja del horno) formamos los circulos.

Eliminamos cualquier burbuja de aire que quede en los macarons dando un golpe seco a la bandeja.

Dejamos reposar entre 15 minutos y 1 hora.

Precalentamos el horno a 170° y horneamos 10 minutos.

Dejamos enfriar.

Espesamos el chocolate con un poco de maizena para darle consistencia y lo colocamos en una manga pastelera. Extendemos el relleno sobre la mitad de las tapas de macaron y emparejamos con la otra mitad.

Dejamos reposar durante 30 minutos antes de servir.

★ Macarons de chocolate y coco ★

Desde que vivo en tierras gabachas me persigue una obsesión: hacer macarons en casa. Esta delicia es uno de los orgullos reposteros nacionales y yo (para quedar bien y esas cosas) pues me ponía el nivel muy alto. Pero lo que me salía eran siempre unos churros muy patrios.

Hasta este fin de semana. ¿Será que me estoy afrancesando?

Macarons 1

Macarons  2

Macarons 3

★ LA RECETA ★

(para unos 20 macarons)

Para las tapas:

200 gr de azúcar glas

100 gr de almendras molidas

2 cucharadas de coco rallado

120-125 gr de claras de huevo (3 huevos medianos aproximadamente)

una pizca de sal

40 gr de azúcar extrafino

Para la ganache de chocolate:

150 gr de chocolate

150 ml de nata líquida para montar

1 cucharadita de azúcar

1 pizca de sal

Tamizamos el azúcar glas, las almendras y el coco y los mezclamos bien. Reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras de huevo y las batimos a punto de nieve. Seguimos batiendo a media potencia mientras agregamos el azúcar a cucharadas. Mezclamos bien cada adición para asegurarnos de que se incorpora del todo antes de la siguiente cucharada. La mezcla ha de ser compacta, blanca y brillante.

Paramos la batidora y añadimos con una cuchara de metal la mezcla de almendras, coco y azúcar glas.

Llenamos una manga pastelera y formamos los círculos. Yo he utilizado este tapete que facilita enormemente el trabajo. Si no, realiza sobre una bandeja de horno cubierta de papel de horno círculos del mismo tamaño (unos 5 cm de diámetro).

Cuando hayas realizado todos los círculos, dale unos golpes secos a la bandeja para que la masa de los macarons pierda cualquier burbuja de aire.

Añadimos unos copos de coco por encima de las bases de macarons.

Dejamos reposar al menos 15 minutos (y una hora como máximo). Así dejamos que los macarons se “asienten” y formen una cáscara seca.

Horneamos a 170 grados, en el estante medio del horno, una bandeja a la vez, durante 10 minutos.  Sabemos si están perfectos, si la capa de arriba está crujiente y la de abajo seca.

Aunque la tentación sea grande, ¡no los toques!. Los macarons son muy susceptibles, déjalos enfriar primero en la bandeja del horno.

Para preparar la crema de chocolate o ganache, ponemos el chocolate en trocitos en un cuenco. En un cazo, vertemos la nata y el azùcar y calentamos a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva y la nata rompa a hervir.

Añadimos la sal y vertemos sobre los trocitos de chocolate, dejando que se fundan.

Removemos hasta que quede una crema suave y ligeramente espesa.

Rellenamos una manga pastelera y extendemos el relleno sobre la mitad de las bases de macaron, emparejamos y dejamos reposar una media hora antes de servir.