★ Empanadillas de hojaldre y corazón de chocolate ★

Me chifla la Nocilla. En el colegio, me acuerdo que teníamos hasta la coreografía no apta para la edad que teníamos para ilustrar la cancioncilla “leche, cacao, avellanas y azúcaaaaaar”. Su olor me recuerda a las meriendas que me preparaba mi madre, cuando me la untaba generosamente en unos bollos que se llamaban medias lunas.

Ahora que la madre soy yo y que la Nocilla ha vuelto a ser esa dulce y pringosa inquilina del armario del desayuno y las chuches, me ha parecido una buena idea empezar esta aventura culinariobloguera con esta receta.

Allá vamos.

SONY DSC

empanadillasdenocilla 4

★ LA RECETA ★

250 gr de harina

185 gr de mantequilla a temperatura ambiente y cortada en dados

125 ml de agua

1 pizca de sal

1 huevo

Para la masa de hojaldre, amasamos la harina, la sal y el agua (siempre fría) hasta obtener una masa suave y fina pero no demasiado extensible.

Cuando tengamos la masa lista, la estiramos sobre una bandeja un poco enharinada que que no se pegue, extendiéndola y aplanándola con el rodillo. La dejamos reposar en la nevera durante 1 hora tapada con film transparente o con un paño para que no forme corteza.

Sacamos la mantequilla de la nevera, la ponemos entre dos trozos de papel de horno y la aplanamos con el rodillo hasta formar una lámina. La ponemos así en la nevera. El tamaño de la placa de mantequilla debe ser la mitad del de la masa.

Espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y ponemo la masa encima. Colocamos la lámina de mantequilla sobre la masa, intentando que quede lo más centrada posible. Doblamos la masa sobre la mantequilla hasta que ésta quede totalmente cubierta.

Empezamos a hacer los pliegues.  Para ello, estiramos (con la mantequilla ya incorporada) horizontalmente hasta obtener un pastón de 40 centímetros de largo por 20 centímetros de ancho aproximadamente.

Dividimos mentalmente la masa en tres partes. Doblamos la parte de la izquierda sobre la parte del medio y luego doblamos la parte de la derecha también sobre la parte del medio. Después de esta operación, tapamos la masa con film transparente y la dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos. 

Damos media vuelta al trozo de masa y estiramos con el rodillo para obtener nuevamente un pastón de 40×20 centímetros.  Repetimos el plegado de la masa y volvemos a dejarla tapada con film transparente en la nevera otros 30 minutos. Repetimos la operacion hasta los seis pliegues. 

Extendemos la masa hasta dejarla finita. Con el cortador redondo (o de la forma que quieras darle a la empanadilla), vamos cortando la masa que servirá para hacer nuestras empanadillas. Colocamos en el centro de uno de los redondeles una cucharadita de Nocilla y encima otro para cubrir la empanadilla, al que previamente le hemos abierto un corazón con un cortador.

Con un tenedor, se van uniendo los dos lados, para que no se salga la Nocilla en el horno con el calor.

Batimos un huevo y  untamos con un pincel de cocina la parte superior de las empanadillas antes de meterlas en el horno unos veinte minutos a 180 grados.