★ Baguette ★ Pan francés ★

Una de las peores cosas que le puede pasar a una madre entregada y agotada es llevarse a la prole de compras. Y no porque ellos no quieran ir, no, no. Tu hijo el Mayor es fan namberuán del supermercado. Y tú, que podrías habérselos encasquetado a tu santo, ir, comprar y volver en un santiamén, decides encajarte el monedero bajo el sobaquillo y hacerte la wondermamá, una angelinajolie en versión maruja nacional.

Nada más llegar, no te da tiempo siquiera a sacar la lista, que el Mayor se te tira en plancha hacia la sección de juguetes. Le has perdido. Entre tanta pala y cacharrro motorizado, el crio está en su salsa y pasa olímpicamente de todo lo que no tenga un tatuaje Caterpillar.

– A este niño le va la construccion, te dices, ¡ay! con lo mal que está la cosa ….

Mientras divagas y te sorbes los mocos sobre el oscuro futuro laboral que le espera a tu primogénito, decides escabullirte pasillo arriba y terminar de una vez por todas con la compra.

En menos de lo que tarda el pequeño en cansarse de chuperretear el euro y el gancho del carrito, te plantas en la caja, avergonzada y exhausta, con una pala apisonadora con doble brazo articulado y accesorios para dar y tomar, tus dos hijos, algo de fruta y verdura (la justa), dos paquetes de galletas, uno de Kinder sorpresa y un matamoscas. Sí. Un matamoscas.

Mejor no preguntar.

Baguette 1

★ LA RECETA ★

(para el reto BAKE THE WORLD)

250 cc. agua
375 gr de harina de fuerza
¾ cucharadita de sal fina
1 sobre de levadura
una clara de huevo
una cucharada de agua

Mezclamos la harina con la levadura y la sal en un cuenco amplio. Añadimos el agua tibia y removemos hasta que se empiece a despegar del recipiente.

Amasamos sobre la superficie de trabajo enharinada durante 10-15 minutos, hasta que quede una masa elástica y flexible.

Pasamos a un bol ligeramente aceitado y tapamos con film transparente. Dejamos reposar en un sitio cálido unos 40 minutos, o hasta que la masa duplique su volumen.

Pasamos de nuevo a la mesa enharinada y apretamos con los nudillos para eliminar el exceso de aire que hay en el interior de la masa. Cubrimos con un trapo limpio y dejamos reposar otros 10 minutos.

Dividimos la masa por la mitad. Estiramos cada trozo hasta conseguir un rectángulo  de unos 30 cm. de largo por 20 cm. de ancho.

Enrollamos en espiral por la parte más larga, apretando un poco el final para sellar el rollo, formando así la barra. Repetimos el proceso con la otra mitad de la masa.

Colocamos una hoja de papel vegetal sobre una bandeja de horno, engrasamos ligeramente y espolvoreamos con un poco de harina.

Batimos la clara de huevo con el agua y pintamos con esta mezcla la superficie de las baguettes. Cubrimos con un trapo (sin que toque la baguette) y dejamos que fermente unos 40 minutos en un sitio cálido o hasta que doblen su volumen.

Con un cuchillo muy afilado, hacemos varios cortes en diagonal.

Horneamos a 190º durante 30 minutos. Sacamos del horno y volvemos a pintar con la mezcla de clara y agua.

Volvemos a meter las barras al horno y acabamos la cocción durante 10-15 minutos más.

★ NOTAS ★

  1. Una baguette (en francés ‘varilla’) es una variedad de pan preparada con harina refinada de trigo, agua, sal y levadura. Su particularidad no es tanto la composición de su masa (harina refinada de trigo, agua, sal y levadura) sino su forma, ya que es mucho más larga que ancha.
  2. Su corteza es crujiente y la miga muy suave y esponjosa, asi que es el pan ideal  para los bocadillos, o para tomar en rebanadas en el desayuno acompañada de mantequilla y mermelada, o quesos y patés.
  3. No todos los “panes largos” en Francia se denominan baguettes. Una baguette estándar mide unos cinco o seis centímetros de ancho por tres o cuatro de alto, pero puede llegar a medir un metro de largo.
  4. Debe consumirse lo más pronto posible, porque es un pan que tiene una duración en frescura más escasa que los panes más gruesos y se endurece con el paso de los días.
Anuncios

★ Pan casero (receta básica) ★

Reflexión floja de madre de un sábado por la mañana.

Mi madre, que es una malabarista financiera de su casa, es también a las horas de las comidas rebañadora profesional. De esas que cuando no te acababas el huevo frito o dejabas unas migajas de carne incrustadas en el ala del pollo, te echaba la reprimenda y encomendándose a San Desperdicio Ninguno te asaltaba el plato y relamía con gusto y poca hambre todas tus sobras.

Yo nunca pude entender este afán de mi madre por dejar los platos como recién fregaos.

Hasta que un día, la madre fui yo.

*

pan casero 3

pan casero 2

★ LA RECETA ★

(para dos barras medianas)

300 gr de harina

175 ml de agua templada

1 sobre de levadura de panadero

1 pizca de sal

Diluimos la levadura en el agua templada.

Vertemos la harina en un cuenco. Ponemos la sal. Mezclamos.

Hacemos un hueco en el centro y vamos echando poco a poco el agua con la levadura.

Amasamos hasta que la masa quede elástica y no se nos pegue a las manos.

Hacemos una bola, la ponemos en un plato cubierta de un paño humedo y dejamos reposar en un sitio cálido una hora u hora y media (o hasta que doble su tamaño)

Precalentamos el horno a 250 grados.

Dividimos la masa en varias bolas y les damos forma de barra. Espolvoreamos con harina y le damos unos cortes en la superficie de la barra.

Bajamos el horno a 200° y horneamos durante unos 40 minutos (segun el tamaño de las barra)

Dejamos enfriar en una rejilla.