★ Tartaletas de Navidad ★

Al final me parece que voy a tener que darle la razón al corrillo de abuelas de los columpios. El segundo me ha salido más espabilado que el primero, con más mala leche y una ingeniosa destreza para enfadarse y reñirte sin saber articular tres palabras del tirón.

Pablete, el pequeño, es ese destroyer que te ha salido por segundo hijo, al que no le hace falta comer ajos para picarse. Es un maríapatiño televisivo al que se le hincha la vena en cuanto le cantas una de la Pantoja. Que en cuanto se te mosquea, se te cruza de brazos, se te da media vuelta y te deja plantada pirándose con un “fadao mua”. Y se marcha todo enfadado, sí, todo él entero: noventa centímetros y doce kilos de orgullo y poderío. Bajo la mira perpleja de su madre, ésta que les habla, que piensa de quién narices habrá podido sacar este niño tan mal carácter y si tendrá fuerzas suficientes para torear lo que se le viene encima.

Y ahora, la receta.

Tartaleta para Navidad

★ LA RECETA ★

Para la masa:

125 gr de harina
15 gr de almendras molidas
40 gr de azúcar
1 pizca de sal
75 gr de mantequilla
1 huevo

Para el caramelo salado:

17 cl de nata líquida entera
35 gr de azúcar
10 gr de mantequilla

Para la crema de chocolate:

17 cl de nata líquida
1 tableta de chocolate con leche

Tartaleta para Navidad

Para realizar la masa, empezamos mezclando todos los ingredientes, según el orden de la receta. Mezclamos bien y hacemos una bola.

La envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera al menos media hora.

Untamos nuestros moldes de tartaletas de mantequilla y los enharinamos ligeramente.

Extendemos la masa con el rodillo y cortamos porciones para nuestras tartaletas. Adaptamos la masa bien al molde, retiramos el excednte y pinchamos con un tenedor toda la masa.

Aprovechamos la masa sobrante para hacer unas galletas en forma de árbol de Navidad que nos servirán para decorar.

Horneamos 25 minutos a 180° las tartaletas y las galletas unos 10-12 minutos. Dejamos enfriar.

Para hacer el caramelo salado, colocamos el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego medio. En un bol, ponemos la nata y la calentamos treinta segundos en el microondas. Cuando el azúcar empiece a dorarse, retiramos del fuego y vertimos la nata, removiendo con una cuchara de madera constantemente. Añadimos la mantequilla y mezclamos bien. Ponemos de nuevo en el fuego diez segundos para que espese.

Cuando la salsa de caramelo salado esté templada, vertimos sobre las tartaletas, repartimos bien y guardamos en la nevera hasta que la salsa quede dura.

Mientras, preparamos la crema de chocolate. Para ello, ponemos en un cazo a calentar la nata. Llevamos a ebullición y vertemos sobre el chocolate troceado. Mezclamos bien.

Vertimos el chocolate sobre las tartaletas. Volvemos a llevar a la nevera.

Antes de servir, decoramos con las galletas en forma de árbol y espolvoreamos con azúcar glas.

★ Tartaletas de fresas ★

Mini tarta de fresas 2

Me estoy volviendo una mafiosa, una mamma siciliana en toda regla. Me acuerdo que cuando esperaba el primero podía pasarme las horas muertas de medio Sálvame sobando la panza imaginando la educación que le daría al miniyo. Yo, que he sido siempre un poco florecilla silvestre, pensaba que lo mejor era hablar, explicar, dialogar y ser pedagogo con el pequeñajo, por muy churumbel que éste fuera.

He de decir que el método de las buenas palabras funciona. Al principio. El primer año, vamos. A partir del segundo, el churumbel aprende que no veas y te las pilla al vuelo. No sabes cómo, pero en un microsegundo tu bebé, ese ser mofletudo que te hacía caer la baba con cada gorgorito, ha desaparecido. A cambio, ahora tienes un enano de casi tres años opositando a hijo insolente, maquiavélico y pegón. Una sarta de desplantes, patadas y NOes. Una perla, vaya.

Lo peor de todo, con todo, es cuando pega. Te pega a ti, a su padre, a su hermano y a cualquier primo de vecino que se le ponga por delante. Y le explicas, con infiniiiiiiita paciencia y buenos modos, que no, no y no, que pegar está requetefeo.

Fao, reptite él, convencido del todo.

Y tú te hinchas pensando en lo fácil que ha sido aquello y en que eso de la educación esta chupao. ¡Ja! En cuanto te das media vuelta y te vas a la tarea marujil del día, pongamos por ejemplo, sacar a luz los baberos, ¡Zas! ya te ha levantado la mano otra vez. Y otra. Y otra.

Así que pasas de rollos y frases pedagógicas, lo pillas en banda y pasas directamente al chantaje exagerado y emocional.

– Si no te terminas la comida te quedas sin Kinder, sin gusanitos, sin Aspitos, ni Chupachups ni piruletas ni nada de nada que se le parezca. Nunca. Jamás. 

– Como no te laves la cara, no vamos a los columpios; No, no puedes salir de casa con el morro sucio. 

– Sigue saltando en el sofá, y te encierro en tu habitación; A la de una, a la de dos…

– Tú vuelve a pegarme y llamo al Señor Patata.

Soy fan del señor Patata. En mi casa este personaje inventado es como el coco pero mucho más feo y malo, claro. Y oye, seré chantajista y malamadre, pero es mentarlo y el niño se te vuelve un santo… De momento.

Mini tarta de fresas 7

Mini tarta de fresas 4

★ LA RECETA ★

(para 6 mini tartas individuales)

Para la masa quebrada:

175 g de harina
75 g de mantequilla
1 huevo
50 g de azúcar
1 cucharadita de sal

Para la crema pastelera:

250 ml de leche
1 rama de vainilla
50 g de azúcar
3 yemas de huevo
20 gr de maizena o harina de trigo

Para decorar:

Fresas
Azúcar de vainilla

Empezamos por la masa quebrada. Ponemos en un bol la harina tamizada, la mantequilla fría y cortada en dados pequeños, el huevo, el azúcar y la sal y amasamos. Cuando la masa nos quede como unas migas, la juntamos formando una bola y metemos en la nevera envuelta en un film durante 1 hora.

Mini tarta de fresas 5

Mini tarta de fresas 6

Hacemos la crema pastelera y reservamos.

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos. Al tratarse de una masa quebrada lo normal es que se rompa con facilidad al usar el rodillo. Para mi ha sido mucho más fácil extenderla con los dedos en las bases de los moldes. Pinchamos con un tenedor ligeramente la base.

Repartimos de forma uniforme la crema pastelera.

Metemos en el horno 25 minutos a 180°.

Dejamos enfriar y colocamos las fresas. Espolvoreamos con  azúcar de vainilla.

 

★ Tartaletas de manzana ★

No sé si seran los rulos, que me aprietan las entendederas, pero últimamente me pasa que me oigo dos veces. Mi eco me persigue por todas partes y a todas horas. Y así, lo mismo me pilla preparando unas lentejas, que canturreando “esa chica es míaaaa, casi casi míaaaaa y está loca por miiiiiii” o vociferando palabrotas y malas leches al volante.

Luego miro por el retrovisor (por esas cosas de la seguridad vial) y pillo al mayor muerto de risa y repitiendo cual loro poseído la retaila de mis injurias.

Mi eco se llama Kako y está aprendiendo a hablar. En arameo.

Y ahora, la receta.

Tartaleta de manzana 1

tartaleta manzana 2

tartaleta manzana 3

★ LA RECETA ★

Para la masa quebrada:

175 g de harina
75 g de mantequilla
1 huevo
50 g de azúcar
1 cucharadita de sal

Para la crema pastelera:

250 ml de leche
1 rama de vainilla
50 g de azúcar
3 yemas de huevo
20 gr de maizena o harina de trigo

Para terminar la tarta de manzana:

2 manzanas reineta o golden
1 huevo
Azúcar

Empezamos por la masa quebrada. Ponemos en un bol la harina tamizada, la mantequilla fría y cortada en dados pequeños, el huevo, el azúcar y la sal y amasamos. Cuando la masa nos quede como unas migas, la juntamos formando una bola y metemos en la nevera envuelta en un film durante 1 hora.

Hacemos la crema pastelera y reservamos.

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos. Al tratarse de una masa quebrada lo normal es que se rompa con facilidad al usar el rodillo. Para mi ha sido mucho más fácil extenderla con los dedos en las bases de los moldes. Pinchamos con un tenedor ligeramente la base.

Repartimos de forma uniforme la crema pastelera.

Colocamos la manzana de forma encabalgada cortada en medias rodajas, pelada y descorazonada.

Por último pintamos ligeramente con un huevo y añadimos azúcar en grano por encima.

Horneamos 180 ºC con el horno precalentado durante 25 minutos.

(receta inspirada de ésta)